La Laguna de los Tollos: un enclave natural en vías de recuperación.



Con el significativo nombre de “El Tollón”, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha editado recientemente el boletín nº 0 sobre el proyecto de restauración de la Laguna de los Tollos (Life Los Tollos) iniciado hace apenas un año, con el que pretende dar a conocer esta ambiciosa iniciativa que ambiciona recuperar el que fuera uno de los humedales más importantes de Andalucía

La Laguna de Los Tollos o “El Tollón” figura ya en la Crónica de Alfonso XI (siglo XIII), al ser lugar de parada habitual de sus tropas en los cinco viajes que realizó para la conquista de Algeciras y el cerco de Gibraltar. El topónimo “tollo”, delata la naturaleza de este paraje ya que alude a un “terreno húmedo” o a los “charcos formados por el agua de lluvia”. Así se nos muestra esta laguna, a caballo entre las provincias de Cádiz y Sevilla, después de los periodos lluviosos, cuando aparece completamente encharcada tal como puede en la fotografía.

Desde que en 1976 se autorizase una concesión minera para la extracción de arcillas especiales (sepiolita y atapulgita) en el vaso de la laguna, este enclave natural sufrió un permanente deterioro hasta el cierre de la explotación en 1998. En 2007, la Consejería de Medio Ambiente anunció la compra de la laguna y la elaboración de un proyecto de restauración que no comenzará hasta 2011, poniéndose así fin a las agresiones y la degradación de la que podría ser, si los planes previstos llegan a buen término, uno de los más valiosos humedales de Andalucía. Ecologistas en Acción-Jerez ha denunciado en diferente ocasiones la lentitud en el proceso de restauración de la laguna y el continuo deterioro de este espacio natural de gran potencialidad ecológica.

Durante el verano de 2011, cuando se llevó a cabo el cerramiento perimetral con los que comenzaban los trabajos de restauración, visitamos el lugar y realizamos un amplio reportaje fotográfico, al que pertenecen la mayoría de las imágenes que acompañan a este artículo. Cuando, apenas un año después, los amigos del proyecto Life Los Tollos nos remiten su primer boletín de El Tollón, en el que dan cuenta de los lentos pero firmes avances en el proyecto de restauración de la Laguna, no podemos sino alegrarnos de que en un futuro cercano, este enclave natural seriamente alterado, pueda verse finalmente recuperado. En lo que sigue, tomamos de “El Tollón” la información más relevante (entrecomillada) sobre las tareas que se realizan.

El trabajo no ha hecho más que comenzar.

La recuperación de la emblemática laguna de Los Tollos ha sido una iniciativa largamente demandada por la comunidad científica, por grupos conservacionistas y, especialmente, por los vecinos de El Cuervo, que han sufrido durante muchos años su deterioro progresivo por una explotación minera. El Tollón, como se la conoce en el pueblo, no es sólo un humedal de excepcionales valores ecológicos: también forma parte del paisaje cotidiano de muchos andaluces que, durante décadas, han paseado por sus orillas, se han bañado en sus aguas, han aprovechado sus recursos naturales y lo han convertido, en definitiva, en parte de su patrimonio cultural y emocional.

El abandono de la actividad minera a finales del pasado siglo —en gran medida debido a esa demanda ciudadana— supuso un hito trascendental en el camino de recuperación de la laguna, un camino que está siendo largo y complejo, lleno de dificultades que poco a poco se van superando.

Hoy, la laguna del Tollón es de propiedad pública y forma parte de la red europea Natura 2000, que le otorga una protección legal de la que antes carecía. Posee un proyecto de restauración ambiental muy ambicioso que cuenta con el apoyo la Comisión Europea a través del Programa LIFE + y que, junto a la financiación de los socios, asegura su ejecución en los próximos años. La laguna ya se ha cerrado perimetralmente y, en poco tiempo, comenzará el vaciado del agua que inunda las antiguas cortas mineras para, posteriormente, comenzar las obras que persiguen su impermeabilización y relleno. El trabajo no ha hecho más que empezar.

El pasado mes de noviembre finalizaron los trabajos de instalación del cerramiento perimetral de la laguna, iniciados a mediados del verano de 2011. Hasta la completa ejecución de la restauración minera, dicho cerramiento incluirá tanto el humedal como los terrenos aledaños afectados por la obra, para posteriormente retraerse hasta los límites de la cubeta lagunar, quedando los terrenos públicos colindantes como zona de esparcimiento, convenientemente adecuada a tal fin, para disfrute de la población.

Junto a estas iniciativas, en la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, siguen su curso los procedimientos administrativos necesarios para la ejecución de la restauración minera, referida tanto al bombeo de agua como al relleno de las cortas mineras. Las gestiones, iniciadas a finales de 2011 y consistentes en la elaboración de la documentación necesaria para llevar a cabo la licitación pública de los trabajos, continúan con normalidad, por lo que se espera que éstos puedan iniciarse a finales de este verano de 2012.


El Proyecto de restauración de Los Tollos.

La laguna de Los Tollos, una de las más importantes de Andalucía, sufrió una intensa actividad minera entre 1976 y 1998, fruto de la cual se originaron tres cortas de gran profundidad, dos de ellas en la cubeta lagunar, que alcanzaron el acuífero y alteraron su régimen hidrológico.

Durante la explotación de la cantera, se hacía necesario el bombeo continuo de agua desde las cortas a la propia laguna para contrarrestar las surgencias de agua. Estudios posteriores determinaron la existencia de un flujo subterráneo desde la cubeta hacia las cortas mineras, lo que provocó que, tras el cese de la actividad minera, la laguna permanezca seca en condiciones normales y las cortas inundadas de forma permanente.

El proyecto tiene la finalidad de revertir la laguna y su entorno a una situación lo más parecida a las condiciones que presentaba antes de la actividad extractiva. Para ello, cuenta con un presupuesto total de alrededor de 8 millones de euros, de los cuales la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente aporta el 60% del total, la Unión Europea el 39% y el resto de socios (Ayuntamientos de El Cuervo y Jerez y la Universidad Pablo de Olavide) el 1%.

Entre los objetivos principales del proyecto está restituir la topografía, así como recuperar la funcionalidad de los acuíferos alterados y de los arroyos que vierten a la laguna, para restablecer su hidroperíodo natural y potenciar la biodiversidad intrínseca del medio, a la vez que integrar todo el espacio en el núcleo urbano de El Cuervo y valorizarlo como destino ecoturístico y de educación ambiental. Para lograrlo, se han previsto alrededor de una treintena de actuaciones, que pueden agruparse en función de su naturaleza:

- Sellado y relleno de las cortas mineras para restablecer los procesos idrológicos.
- Firma de acuerdos de colaboración con los propietarios de los terrenos colindantes
- Revegetación de la zona restaurada y recuperación de la red hídrica circundante
- Mejoras de hábitat para la fauna silvestre
- Creación de un punto de información para la divulgación del proyecto
- Acciones generales de difusión y comunicación
- Instalación de equipamientos para el fomento del uso público y la actividad turística.

Laguna de Los TollosHacer zoom sobre la imagen
Recientemente se ha tramitado una modificación al proyecto, en la que se solicita una ampliación en el plazo de ejecución hasta finales de 2015. La restauración minera constituye el eje central del proyecto y su ejecución (con una duración estimada de doce meses) está prevista entre mediados de 2012 y finales de 2013, mientras que la restauración ambiental se llevará a cabo a partir de la segunda mitad de 2013. Tras estas acciones de restauración se espera devolver a la laguna de Los Tollos el esplendor que tuvo hace apenas unas décadas, poniéndola a disposición para el uso y disfrute de la ciudadanía.


Biodiversidad: la laguna de Los Tollos en condiciones favorables.

A pesar de la grave alteración de su funcionamiento hidrogeológico, la Laguna de los Tollos llega a constituir en condiciones favorables un espacio especialmente relevante para las aves acuáticas. Situaciones prolongadas de abundantes precipitaciones pueden propiciar en el humedal un régimen de inundación similar al esperado en condiciones naturales e incluso dotarlo ocasionalmente de un hidroperiodo más prolongado.

En estas condiciones, las aves acuáticas no disponen únicamente de los ambientes profundos que constituyen las cortas mineras, sino también de la cubeta lagunar que constituye un ambiente somero más productivo y más adecuado para el desarrollo del ciclo vital de las distintas especies.

Los Tollos - Fotografía de José TrujilloDurante la invernada 2010/2011 la comunidad de aves acuáticas fue especialmente rica y abundante, registrándose 1036 individuos de 16 especies. Igualmente, la comunidad reproductora registrada en ese mismo período fue la más rica y diversa de todos los humedales endorreicos de la provincia de Cádiz, destacando la presencia de algunas especies como canastera, pagaza piconegra o malvasía, por su grado de amenaza y de otras como fumarel cariblanco por su singularidad. En total, durante 2010 se reprodujeron en la Laguna de los Tollos 236 parejas de 18 especies distintas.


Seguiremos de cerca los trabajos de restauración que se llevan a cabo en Los Tollos e informando de las siguientes ediciones de “El Tollón”.

Puedes ver otros artículos relacionados en nuestro blog enlazando con Lagunas y humedales y La Laguna de los Tollos. Crónica de una recuperación. y Visita a las obras de restauración de la laguna de Los Tollos

 
Subir a Inicio