El Guadalete se desborda (5):
De La Barca al Puente de Cartuja


Puente de La Greduela
En nuestro recorrido por los distintos rincones de la vega del Guadalete, hemos salido de Arcos hacia la Junta de los Ríos. Después de haber recibido las aguas del Salado de Espera y de anegar las tierras de La Pedrosa, el río se une aquí al Majaceite, queno ha experimentado grandes crecidas ya que sus caudales han sido contenidos por la presa de Guadalcacín. Pese a todo cual, el paraje aguas abajo del puente, junto a la Granja-Escuela, presenta una gran lámina de agua en cuyo centro, sólo la arboleda de la ribera nos hace adivinar por donde discurre el cauce del río. En medio del aguacero, paramos en la conocida Venta de la Junta de Los Ríos donde hay una gran animación ya que, como si de una isla se tratase, se han refugiado en ella cuantos circulan (circulamos) por estas carreteras en medio del aguacero.

Puente-arco del acueducto de Los Hurones. (La Barca de la Florida)Puente de San Patricio. (La Barca de la Florida)
Parque fluvial inundado (La Barca de la Florida)Puente de hierro de La Barca de la Florida

Tras pasar por Majarromaque, donde el río ha inundado las vegas de Abadín y Albardén, llegamos a La Barca habiéndonos detenido un momento en el mirador de Vega Romana, cuyo meandro aparece totalmente anegado desde la entrada al Encinar de Vicos hasta el pueblo. Para ver la magnitud de la crecida nos hemos asomado al Puente de Hierro. A sus pies ha desaparecido el parque fluvial, del que apenas asoman entre el agua las copas de las melias y algunas mesas y barbacoas. Entre la alameda, aguas abajo, el puente en arco sobre el que cruza el río el acueducto de Los Hurones, parece emerger entre las aguas turbias como si de una serpiente gigantesca se tratara. Tras él, más estilizado pero igual de sólido, resistiendo una avenida más, el viejo Puente de San Patricio que Torroja construyera hace ya casi un siglo, cuando otra avenida del Guadalete derribo el puente-sifón del acueducto del Tempul. Ya en el pueblo, nos hemos acercado al vado (“la Pasada”), que aguas abajo de los puentes conduce hacia las Mesas del Corral, para comprobar como está totalmente sumergido bajos las aguas.

La InaCarretera de La Ina desde Rajamancera
Naranjales de La InaErmita de La Ina

Por el cruce de La Suara, nos encaminamos desde la Barca hacia las vegas de Torrecera y El Torno. En Torrecera, junto a la depuradora, se une el Salado de Paterna que, al pie del Cerro de La Harina, ha inundado una gran superficie. La carretera gana altura y, al pie del torreón árabe, en el cerro que corona la Cuesta del Infierno, paramos para ver una gran panorámica sobre las vegas del Torno que se muestran como una inmensa laguna. El río se ha desbordado inundando aquí todas las graveras que se explotan en sus riberas, lo mismo que en Espínola, en El Alamillo y en El Palomar de Zurita, donde un poco antes de llegar, vemos como la carretera que busca el Puente de El Torno, está flanqueada por grandes láminas de agua.

Inundación en los llanos de La Ina

Desde Rajamancera, la perspectiva sobre los Llanos de la Ina y la Gredera es sobrecogedora. La lluvia nos da una pequeña tregua para ver la gran laguna en la que se ha transformado la vega, donde a los pies del Cerro del León, se han inundado los grandes fosos de las graveras. Apenas montamos de nuevo en el coche camino de la Ina, circulamos por una carretera donde a ambos lados el agua oculta los arcenes. De pronto se descarga un descomunal aguacero que apenas nos deja ver el asfalto. Poco antes de llegar a la Ermita, la carretera está cortada por una gran corriente de agua que fluye desde el río hacia el interior de los llanos. Los naranjales dejan ver grandes encharcamientos entre sus lomos y la Ermita de la Ina, rodeada de agua, aparece “navegando” entre los naranjos.

De La Ina a las CarretasVenta de Las Carretas
Puente de La Greduela
Puente de La Greduela

Frente a la Ermita, el caserío del Cortijo “Los Cejos” emerge en un pequeño cerro donde en los dos últimos siglos ha estado a salvo de cuantas inundaciones ha afectado a esta zona. El acueducto del canal de riego próximo al cortijo, parte los llanos que rodean a Los Cejos y, visto desde la carretera, se nos antoja un puente sobre la gran “bahía” en la que ha transformado este paraje el inmenso espejo de agua que todo lo anega.

Corte de carreteras en La Ina

A la altura de la Venta de las Carretas doblamos hacia el nuevo Puente de la Greduela donde el río va rozando ya el tablero. En la Greduela, un grupo de vecinos se afana con sus motobombas achicando por encima de los diques el agua del canal de drenaje interior. Allí van a parar las escorrentías que que bajan de los cerros cercanos y que no puede salir al río de manera natural por que ha sido preciso cerrar las compuertas para que el Guadalete “no entre” en estos llanos. De vuelta a la carretera, de nuevo nos encontramos con grandes balsas que la cruzan y que han obligado a cortarla a la altura de la antigua Venta El Suspiro, bajo los puentes de la Autovía de Los Barrios. Vamos ahora a hacer un alto en nuestro camino en la Venta de Cartuja.

Si te interesa puedes ver más artículos en este blog relacionados con El río Guadalete y las inundaciones.

 
Subir a Inicio