Se reanudan las obras del azud móvil de El Portal




Cuesta trabajo creerlo pero parece ser que, de una vez por todas, las obras del azud móvil del río Guadalete en El Portal van a terminarse. Eso es al menos lo que se desprende de las palabras del delegado del Gobierno andaluz en la provincia, Fernando López Gil, y del delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente Federico Fernández, que días atrás han visitado el lugar para anunciar la reanudación de los trabajos con el objetivo de que “antes de que lleguen las lluvias”, todo esté finalizado. De sus palabras y de los hechos, ya que las obras se han reanudado a buen ritmo según hemos visto estos días en nuestras visitas “sobre el terreno”.

Conviene recordar que, en todo caso, se trata de una obra muy controvertida y ya a finales de los setenta del siglo pasado, cuando se inició la construcción del primer azud, los colectivos ecologistas y, especialmente, los vecinos de El Portal denunciaron las consecuencias negativas que, para el ecosistema fluvial y para los asentamientos ribereños que vivían del río, acarreaba esta obra hidráulica. A nadie escapa que el azud obstaculiza definitivamente la carrera de la marea, dificultándose con ello la limpieza natural del cauce del Guadalete y provocando un efecto barrera para la fauna que imposibilita que las especies piscícolas del estuario (sábalos, angulas, lisas…) suban río arriba, acabándose así con la pesca tradicional que hasta finales de los sesenta del siglo pasado había mantenido a tantas familias. A todo ello hay que añadir (tal como denunciaron los vecinos en infinidad de ocasiones) que los diques levantados en los márgenes del río en las inmediaciones de El Portal para aumentar la capacidad de embalse del azud, resultaban también un serio obstáculo para la evacuación de las aguas en casos de inundación.

En el otro plato de la balanza, para los regantes de la Costa Noroeste y de la antigua colonia del Monte Algaida, esta obra es de vital importancia para poder mantener los regadíos que actualmente se abastecen de las aguas retenidas por el azud y que, gracias a una estación de bombeo, son elevadas hasta el canal que arranca al pie de la Sierra de San Cristóbal y que las conduce hasta los campos de El Puerto, Rota, Chipiona y Sanlúcar.

Una obra compleja



El azud original, de labio fijo, se construyó en 1979 y fue dañado en diferentes ocasiones por las crecidas del río, siendo objeto de distintas reparaciones que ocasionaron no pocas protestas por los regantes cada vez que se veían interrumpidos los bombeos de agua. Para paliar esta situación, se proyectó un nuevo azud de compuertas (el conocido como “azud móvil”), cuyas obras comenzaron en 2004. Inicialmente el plazo de ejecución previsto fue de 27 meses, pero lejos de terminarse en febrero de 2007, la finalización llegará casi 7 años después ya que se han visto interrumpidas hasta en cinco ocasiones. El coste inicial, que suponía una inversión de 10.362.000 €, se ha visto finalmente incrementado a más de 14 millones de euros debido a las modificaciones que fue necesario introducir en el proyecto y a los retrasos.



Para realizar la obra fue necesario excavar un nuevo cauce, desviando así el río hacia la margen derecha y construyendo en él un azud provisional mediante una pantalla de hormigón protegida por una escollera. Este es el azud que ha permitido durante nueve años mantener el suministro para los regadíos de la Costa Noroeste mientras se realizaban las obras del nuevo. En la actualidad aún puede verse, si bien su cauce ya se ha cortado y terminará por rellenarse de tierra.



Junto a ello se excavó un gran foso para realizar la cimentación del nuevo azud aislado mediante un talud que lo rodeaba y que, en estos años ha sido preciso abrir en algunas ocasiones en momentos de grandes avenidas para facilitar la salida del agua por el azud en construcción. En estos días, tras la reanudación de las obras, se ha vuelto a variar el curso del río, canalizándolo hacia el azud móvil, con la construcción de una nueva mota en su margen derecha que aísla ya el cauce del azud provisional y con la eliminación del talud que protegía las obras.


El nuevo azud duplica en longitud al original y consta de dos partes bien diferenciadas. La de la margen izquierda está formada por 6 compuertas tipo Taintor, separadas por 5 pilas de hormigón de 1,50 m. de ancho. Cada compuerta mide 10 m de largo y una altura de 3 m. con lo que este sector del azud tiene una longitud total de 67,50 m. En la margen derecha se ha mantenido el aliviadero de labio fijo del antiguo azud, de 60 m., recubierto por una gran losa de hormigón. Ambos sectores están separados por una gran pila central de 2,50 m. de anchura cimentada mediante pilotes que llegan hasta 14-18 m de profundidad en la parte central del río, por lo que la longitud total de la obra alcanza los 130 m. Para los amigos de los datos, recordamos que la cota del labio fijo es de 2,19 m.s.n.m. que es la calculada para abastecer el suministro requerido para los regadíos de de la comarca Noroeste. Para más información remitimos al lector interesado al blog Detalles de Ingeniería Civil.



Tal como se expone en el proyecto, las compuertas permitirán también (especialmente en momentos de marea baja) facilitar la evacuación de los caudales de avenida en los episodios de intensas lluvias ya que su cota inferior está situada a -0,81 m.s.n.m., por lo que disminuirá en buena medida el efecto de posibles inundaciones en la vega baja. En todo caso conviene recordar las palabras del Delegado Territorial de Agricultura Pesca y Medio Ambiente F. Fernández, quien en la visita que realizó el día de inicio de las obras comentaba como "en las inundaciones de 2009-10 quedó acreditado que la incidencia del azud fijo es insignificante en el nivel del río, pero el nuevo azud móvil nos da capacidad de maniobrar, porque vamos a tener un margen de desnivel de tres metros de altura, que un momento de avenida ofrece una gran capacidad de desagüe".


Lo que no parece solucionar el nuevo azud es el efecto barrera para la fauna piscícola que podría haberse solucionado en buena medida con la incorporación en la obra de una escala de peces, como las existentes en los azudes del río Guadalete en Arcos, tal y como han venido solicitando desde hace años Ecologistas en Acción de Jerez.

El río transformado en una balsa



Sea como fuere, tras la última reanudación de las obras del azud móvil, el visitante que pasee por los alrededores podrá comprobar que marchan a buen ritmo, a juzgar por las idas y venidas de camiones y por las retroexcavadoras, niveladoras, apisonadoras… que se ven trabajando en las riberas.

Lamentablemente, ya hay poco que hacer para que el impacto ambiental de las obras no haya sido tan “brutal”, ya que el último tramo del Guadalete, desde el Puente de la Herradura hasta el azud, se ha transformado en un nuevo embalse. Para ello se ha duplicado la anchura de su cauce, se han modificado sus riberas construyendo taludes y motas de casi un km que se han protegido con escolleras de roca, con lo que se abandona así toda posibilidad de reforestar estas orillas. No quedan lejos los días en los que estaban cubiertas de sauces y álamos y el sendero entre el Puente de la Herradura y El Portalillo era uno de los más hermosos de la vega (ver fotografía), discurriendo entre el río y el extenso tarajal de El Portal que también se está destruyendo día tras día con la instalación de huertos y corrales.

Las riberas del río se han transformado en muros rocosos y en la margen derecha se está trazando también un nuevo camino aprovechando los sedimentos que se están extrayendo del cauce, que ha duplicado su anchura superando los 100 m. Está claro que el río, en este tramo, ha dejado de serlo para transformarse en un canal, en una balsa…, en un ejemplo de aquellas obras públicas de otros tiempos que creíamos ya superados, en las que el impacto ambiental no era tenido en cuenta.




En las imágenes que acompañan a este texto puede verse que la destrucción del paisaje ribereño ha sido total. Esperaremos a la finalización de las obras para ver si lo que ahora ya se apunta termina o no por confirmarse

 
Subir a Inicio