Endrinas



En nuestros paseos otoñales “en torno a Jerez”, buscamos en este tiempo los frutos que árboles y arbustos nos muestran ya en su madurez, listos para ser recolectados. En los espacios forestales o en los setos de los caminos, en las dehesas o en las riberas, en las vallonadas umbrosas o entre los roquedos…, en todos los rincones de nuestro entorno rural y natural el otoño se manifiesta con los colores cambiantes de las hojs de los árboles y con sus frutos. Hace unos días, en Parauta, el suelo se llenaba de castañas, mientras que los quejigos y alcornoques en La Sauceda nos daban ya su generosa cosecha de bellotas. Azufaifos y membrillos en los huertos de Zahara, majoletos, moras de zarza, algo tardías y madroños, muchos madroños… han salido también a nuestro encuentro en muchos rincones. Pero entre todos los frutos del otoño sentimos especial predilección por las endrinas con las que tratamos de hacer, sin conseguir grandes logros, nuestro pacharán Este año, aunque las endrinas nos habían llegado, a través de los amigos Charo y Vicente, desde Guadalajara, queríamos traer aquí un reportaje sobre este curioso fruto. Andábamos preparándolo cuando vimos el post que José Manuel Amarillo había colgado en su magnífico blog. Y como no podíamos hacerlo mejor le pedimos que, abusando de su generosidad, nos dejara contarlo con sus palabras y sus imágenes. Aquí están, junto a nuestro agradecimiento a su autor:

Licor de endrinas (Hecho en casa)

Hace unas semanas, todavía en pleno verano, me comentan en Grazalema que ya se están recolectado las bayas de los endrinos (Prunus spinosa) mas cercanos al pueblo. En la tienda (Casa Guillermo) me entero que ya se han vendido unos cuantos litros de aguardiente. Como hace bastante calor (esto lo escribo a mediados de octubre y todavía pasamos en Jerez de los 30º) me levanto temprano y subo a las laderas mas cercanas de la Sierra del Endrinal, de toponimia mas que evidente. Sudo para llegar a los espinos mas escondidos esperando recoger los bruños(*) suficientes para preparar mi licor casero. Para mi es ya una tradición anual y además, llegado el momento, nos encanta invitar a la familia y amigos que pasan por el pueblo a una copita de "pacharán" de la casa cuando llegan los frios. Aquí os muestro unas fotillos de los endrinos y detalles de la maceración en aguardiente que ya se ha teñido de rojo una semana despues de la preparación. La receta es fácil: Aguardiente, endrinas, canela en rama y granos de café.








(*) me comenta el amigo Manolo Barea que los viejos del lugar llaman bruños a los frutos del endrino; puede ser una deformación del latín prunus (ciruela) y es que el endrino pertenece a este género de plantas; buscando en la R.A.E. aparece así como tal.

Texto y fotografías:
José Manuel Amarillo
http://josemanuelav.lacoctelera.net/

1 comentario :

Anónimo dijo...

consigue endrinas de temporada en castronatura@gmail.com

 
Subir a Inicio