El Guadalete se desborda (2):
Del Pantano de Los Hurones al Puente de 'Picao'


Antiguo puente de 'Picao' en el pantano de Guadalcacín. Hoy cubierto por las aguas
Tras nuestro recorrido panorámico por la vega baja del Guadalete, continuamos visitando, a través de una galería de imágenes, distintos puntos de la cuenca con lo que pretendemos ofrecer una visión general de los efectos causados por las lluvias de la última semana de diciembre en todo el valle. Las imágenes que se ofrecen corresponden al tramo del río Majaceite comprendido entre el embalse de Los Hurones y el Puente de Picao.

En las primeras fotografías se muestra la presa de Los Hurones que ha venido aliviando agua por el desagüe de fondo, situado a pie de presa, en la margen izquierda del canal de salida. Si los primeros días de desembalse vertía 200 m3/s., hoy 30 de diciembre, ha seguido desaguando a razón de 107 m3/s. A su paso por el Poblado de los Hurones, el Majaceite presentaba un caudal desbordante como consecuencia del desembalse. En la actualidad el pantano se mantiene “técnicamente lleno”, al 91% del total, por lo que almacena 116 Hm3 de los 123 que supone el límite de su capacidad. Estos desembalses, que se realizan por el desagüe de fondo y no por sus tres grandes aliviaderos en rampa, son imprescindibles para mantener un mínimo margen de seguridad ante los aportes que van a recibirse en los próximos días por las lluvias y escorrentías previstas.

Aguas abajo del poblado, el Majaceite discurre con “aguas bravas” por su estrecho cauce, al que nos podemos asomar en diferentes puntos desde la carretera que parte del cortijo de Rojitán hasta el Poblado de los Hurones. En una de las imágenes se le muestra al paso por Los Bermejales, antes de atravesar al pie de los Tajos de La Penitencia y de las faldas de La Atalaya, donde el valle se abre paulatinamente.


Las siguientes imágenes nos muestran al Majaceite, ocupando con su caudal todo su cauce, a su paso por las tierras de Algar, en las proximidades de los molinos de Echevarría y Carvajal. Este último puede apreciarse en las fotografías tomadas desde lo más alto del Viaducto del Sapo. El río, con una anchura de cauce sólo conocida en momentos de grandes avenidas, enfila después hacia las faldas de la Sierra de las Cabras, que sirve de telón de fondo a la escena, para pasar después junto al Cortijo de Picao y llegar así al reculaje del Embalse de Guadalcacín II, a los pies del nuevo Puente de Picao. Por último, y desde este puente que entró en servicio en 1997, puede comprobarse, día a día, como crece el nivel del pantano de Guadalcín que va cubriendo poco a poco los arcos del Viejo Puente de Picao, cuya imagen nos ha servido también para encabezar esta entrada.

Si te interesa puedes ver más artículos en este blog relacionados con El río Guadalete y las inundaciones.

El Guadalete se desborda (1):
"El río que nos lleva"

Río Guadalete. Azud de 'El Portal'. Jerez
Llueve. No deja de llover.

Estos días lluviosos del invierno nos hacen recordar de nuevo muchos rincones de nuestra geografía que, aunque habían estado ahí siempre, vuelven ahora de la mano de la lluvia y de las inundaciones a ser triste noticia en las primeras páginas de los periódicos locales y en los noticiarios de las cadenas nacionales de televisión. Las Pachecas, Zarandilla, La Ina, La Greduela, Los Cejos del Inglés, El Portal o el Portalillo, son otros tantos puntos donde algunas familias han debido ser evacuadas o donde otras muchas han quedado incomunicadas por el corte de carreteras y caminos rurales a consecuencia del desbordamiento del Guadalete que, con permiso de José Luis Sampedro es, más que nunca, “El río que nos lleva”.

Desembalse del pantano de 'Los Hurones'Sin llegar (por ahora) a los estragos que las lluvias de diciembre de 1996 causaron en toda la provincia y, especialmente, en el valle del Guadalete, apenas cuatro o cinco días de fuertes aguaceros han bastado para que los pantanos de cabecera de la cuenca se llenen y deban desembalsar importantes caudales. Una de las consecuencias derivadas de todo ello han sido las inundaciones que afectan ya a Desembalse del pantano de 'Bornos'buena parte de la vega baja del río en muchos rincones de las campiñas de Arcos y Jerez.

Si hacemos un poco de historia, estos días nos traen a la memoria aquellos otros de la segunda quincena de diciembre de 1996 en los que, sin cesar de llover en toda la provincia, se produjeron también grandes inundaciones. El presagio de que algo especial se fraguaba lo Desembalse del pantano de 'Arcos'tuvimos entonces el 14 de diciembre, cuando después de varios días de lluvia se registraron 70 litros por metro cuadrado en el aeropuerto de La Parra, en tan solo dos horas, de las 5 a las 7 de la mañana, comenzando los primeros desbordamientos en el Guadalete. Sin dejar de llover los días siguientes, el 17 se cortaban ya las carreteras en muchos puntos de las pedanías de Jerez y el 19 se inundaban buena parte de las viviendas de la barriada rural de Las Pachecas, siendo evacuadas más de 80 familias. La situación recordó entonces a la sufrida en 1969 o a la que, con mayores problemas todavía, se vivió en 1963 cuando muchos vecinos de estos núcleos rurales debieron ser rescatados por los helicópteros de la base naval de Rota.

El Guadalete en Arcos de la FronteraComo sucede en estos días, también a partir del 14 de diciembre de 1996 el río Guadalete se desbordó como consecuencia de los aportes de todos los afluentes y arroyos de la cuenca y, principalmente, del desembalse de los pantanos. El 20 de diciembre, el Poblado de Doña Blanca se vio anegado por el desbordamiento del río que dejó aisladas a las barriadas rurales de El Portal y La Ina.

Parque fluvial en La Barca de la FloridaNo hemos llegado a los niveles de esas fechas, pero estos días hemos podido comprobar, y lo iremos mostrando en sucesivos reportajes fotográficos, cómo el tramo fluvial del Guadalete a su paso por Arcos va “más lleno que nunca”, a juzgar por los comentarios de muchos vecinos, debido a los desembalses de las presas de Bornos y Arcos, que han llegado a aliviar, como la de los Hurones, hasta 200 m3/s. Baste recordar, para hacernos una idea aproximada de lo que esta cifra significa, que el caudal medio del Guadalquivir a su paso por Sevilla es de 170 m3/s.

En Arcos, el río ocultaba bajo sus aguas los azudes, recientemente restaurados de los molinos del Algarrobo y La Molina. A su paso por el núcleo rural de la Vega de Arcos (o La Pedrosa), se han inundado todas las graveras formándose grandes lagunas que se prolongaban hasta la Junta de Los Ríos, donde el Arroyo Salado de Espera concurría también después de desbordarse en numerosos puntos aguas arriba.

Puente de 'La Greduela'. Jerez
Tras pasar por la Junta de los Ríos, las vegas de Abadín y Albardén, frente a Majarromaque, se muestran anegadas, habiéndose cubierto los fosos y trincheras de extracción de áridos de sus graveras por un enorme manto de agua que se prolonga hasta las huertas de Berlanguilla y Vega Romana, ya en las proximidades de La Barca de la Florida.

Puentes de la autovia Jerez-Los BarriosA su paso por esta pedanía, las aguas del Guadalete han cubierto el parque fluvial que se habilitó bajo el puente de hierro y los puentes del acueducto de Los Hurones y del Tempul. Resulta llamativo ver cómo asoman entre las turbulencias del río las copas de los árboles del parque, o las mesas de los merenderos, cubiertas casi en su totalidad por las aguas que también han saltado por encima del Puente de Cartujavado – “la Pasada”- que comunica con la barriada de Mesas del Corral. Los parajes de Bucharaque y La Suara, las vegas del Torno y Torrecera ofrecen el mismo panorama, al igual que la vega del Cerro de La Harina, donde desagua el arroyo Salado de Paterna, engrandecido estos días, como si de un auténtico río se tratara, por las aguas que recoge en el valle de los Arquillos y que trae a los pies de Torrecera Venta 'Cartuja'formando una inmensa laguna.

El panorama que puede verse desde la Cuesta del Infierno, en el cerro donde se asienta “Torrecera la vieja”, a los pies del torreón de esta pedanía, es sobrecogedor. Las tierras de “la Pasada del Boyal”, inundadas hasta donde el horizonte se pierde, conectan con los lagunazos inmensos que se han formado en la vega de Espínola, en El Alamillo y en Rajamancera, a los pies del Cerro del León, junto al puente de El Torno a cuyo tablero el agua del Guadalete ya roza “los bajos”. Y después, los Llanos de la Ina.

La carretera está cortada hacia la Ina y desde Rajamancera sólo hemos podido ver cómo el agua lo inunda todo: los llanos de La Gredera, La Ina, los alrededores de la ermita, el haza de Mejías, el haza del Calvo, Los Cejos del Inglés, La Greduela… Hace tan solo un par de días pudimos comprobar como el Guadalete ya superaba el nuevo puente y saltaba por la carretera a la altura de la antigua Venta El Suspiro…

Ribera de 'Lomopardo'
En el Puente de Cartuja, el caudal del río oculta ya los tajamares la Venta –el antiguo molino de la villa- ha visto como las aguas inundaban su planta baja, extendiéndose hasta Lomopardo. En la zona trasera de Viveros Olmedo, donde el Arroyo Salado de Caulina se une al Guadalete, la lámina de agua penetra por el cauce de este arroyo produciendo un peligroso “efecto tapón”. Se frena con ello el drenaje natural de los Llanos de Caulina a través de este arroyo y se deja sentir su onda, mucho má arriba, en Estella del Marqués, donde a la altura de la Venta La Cueva, los puentes sobre el arroyo han estado a punto de ser saltados por el agua que baja, buscando el Guadalete, desde la Sierra de Gibalbín.

Ya en la margen izquierda del río, frente al Puente de Cartuja, la autovía de Los Barrios discurre dejando a ambos lados una inmensa laguna formada entre los llanos de Las Pachecas y Zarandilla donde, tristemente, se observan viviendas y casas de campo inundadas y se han producido también graves daños materiales. La autovía actúa aquí como “muro” que dificulta la circulación del agua. El puente 'Zarandilla-Las Pachecas'. Jerezsobre el arroyo Buitrago, frente a Las Pachecas, único desagüe natural de la zona, da pruebas de ello al presentar una fuerte corriente por la que circulan forzadas las aguas que buscan la salida hacia el río. En estos llanos se aprecia que, además de las pérdidas de cosechas y de viviendas e instalaciones, las inundaciones traerán consigo también grandes daños en aperos y equipos: en muchos lugares se ve maquinaria 'El Portal'. Jerezagrícola entre las aguas o tubos de riego por aspersión, bidones y depósitos de plástico que flotan a merced de las corrientes. Caballos, vacas, ovejas y cerdos han sufrido también las consecuencias de la riada y, cuando no han podido ser rescatados, han muerto por ahogamiento o hipotermia, como en algunos puntos de Lomopardo, Las Pachecas o La Greduela.

En la margen izquierda, Zarandilla, El Torno, Las Villas, Las Quinientas o las tierras de El Palmar, se hallan también cubiertos por una inmensa lámina de agua, como lo están en la ribera derecha, las de La Corta, que llegan a los pies del Monasterio de La Cartuja, habiendo inundado algunas viviendas construidas en la orilla del río, frente a la Venta Las Angulas, y que ya vimos cubiertas por las aguas en 1996.

Viaducto del ferrocarril Madrid-CádizEl Portal también ha estado a punto de quedar aislado por el río, que ha rebasado las motas de protección y ha inundado el tarajal y los alrededores de la vieja azucarera, hasta los mismos pies de las viviendas de esta barriada rural, al igual que ha sucedido en El Portalillo. El puente de La Herradura ha visto esta vez como las aguas casi rozan su tablero y no han tenido freno a la hora de llenar el “nuevo cauce” (que se ha trazado entre las nuevas motas recrecidas protegidas por escolleras) destinado a embalsar las aguas del futuro azud móvil, actualmente en construcción. El río, que no entiende de los 'La Herradura'. Jerezincomprensibles retrasos que esta obra acumula, ya se ha encargado de “inaugurarlo” sin presencia de más autoridades que la de su desbordado caudal.

La última imagen de la riada es la que obteníamos frente al viejo azud de El Portal, por el que una gruesa capa de agua se deslizaba (esta vez sin salto alguno) hacia las marismas, buscando los llanos del Poblado de Doña Blanca que, a diferencia de lo que sucedió en diciembre de 1996, todavía no se han inundado.

En los próximos días iremos aportando reportajes fotográficos y nuevos datos sobre las lluvias, los desembalses de los pantanos y los parajes de la vega baja del Guadalete más afectados por la riada y las inundaciones


Si te interesa puedes ver más artículos en este blog relacionados con El río Guadalete y las inundaciones.


Reconocimiento de la Asociación Tempul a “Entornoajerez”



Nos da un poco de corte hablar de nosotros, pero lo cierto es que estamos muy contentos y muy agradecidos a la Asociación para la Defensa del Patrimonio Histórico y Natural “Tempul”, que ha tenido a bien conceder a nuestro blog, “Entornoajerez” su distinción anual, en un entrañable acto que tuvo lugar el pasado 20 de Diciembre.

Este año, tan especial para “Tempul” por que celebra su décimo aniversario, esta asociación ha distinguido a los autores de este blog “en reconocimiento por su importante aportación al conocimiento de los valores naturales, históricos, culturales y sociales desde su blog “Entornoajerez”. Pensamos, modestamente, que exageran y que, como amigos que son, nos aprecian por nuestra común dedicación a la divulgación del patrimonio histórico y natural de esta tierra. Pero por esa razón, por que viene de un colectivo que lleva ya diez años trabajando en estos asuntos y por que en él tenemos buenos amigos, estamos doblemente agradecidos.

Pronto cumpliremos un año, desde que el pasado 1 de enero iniciamos nuestra andadura. Este reconocimiento de los amigos de Tempul, es para nosotros como un adelantado regalo de Reyes, que guardaremos con todo el afecto y el agradecimiento en el rinconcito más acogedor de “Entornoajerez”.


Ruta: Puerta Verde de Jerez



La descripción de la ruta sobre la Puerta Verde de Jerez se complementa con una galería fotográfica sobre algunos puntos relevantes de la misma y con un mapa en el que se recogen los principales hitos que el paseante encontrará en el camino, y que se detallan a continuación:

  • Salida: Laguna de Medina. El sendero transcurre por una pasarela de madera junto a la orilla de la laguna.
  • Km. 0,9.- Observatorio de aves de la laguna.
  • Km. 1,3.- El sendero se aparta de la orilla de la laguna.
  • Km. 2,0.- Cruce con la Cañada del León.
  • Km. 3,0.- Casas del cortijo de Las Caballerías. Cerramientos para reforestación.
  • Km. 4,2.- Vado del Arroyo de las Caballerías, tributario del Arroyo de Fuentebermeja. Dehesas de Martelilla.
  • Km. 5,3.- Cruce con la Cañada de Los Arquillos, en El Mojo
  • Km. 6,2.- Antiguo Ventorrilo de El Mojo. Cruce con la vieja carretera de Medina.
  • Km. 6,8.- Cerro de El Mojo: vistas panorámicas. Fin de la ruta.
Recorrido total, entre Laguna de Medina y El Mojo: 6,8 Km. que puede reducirse a 6,2 si optamos por terminar nuestro itinerario, junto a la Venta.


Ver RUTA: Puerta Verde de Jerez. De la Laguna de Medina a El Mojo. en un mapa más grande

Aquí puedes ver otros artículos sobre Flora y fauna "entornoajerez"...
Sobre Lagunas y humedales "entornoajerez" hemos publicado ...
Otras entradas sobre Parajes naturales "entornoajerez"...
Otras entradas sobre Rutas e itinerarios "entornoajerez"...

Puertas al campo.
Un paseo por la Puerta Verde de Jerez

Pasarela de la Laguna de Medina
Según reza un viejo dicho, “no se pueden poner puertas al campo”. Sin embargo el campo en torno a Jerez, donde son tan frecuentes puertas, cancelas, rejas y angarillas de todo tipo, tiene desde hace unos meses una nueva puerta muy especial, esta vez abierta de par en par, para el disfrute de la naturaleza. Se trata de la Puerta Verde de Jerez una iniciativa desarrollada por la Consejería de Medio Ambiente.

Carteles indicadores de la 'Puerta Verde de JerezCon el proyecto “Puertas Verdes”, se pretende acercar el entorno natural a los residentes en las ciudades andaluzas de más de 50.000 habitantes, a través de la recuperación de las antiguas vías pecuarias que, a modo de corredores ecológicos, conectarán los núcleos urbanos con espacios naturales cercanos. Esta iniciativa, vinculada también al Plan de Recuperación de las Vías Pecuarias, pretende convertir a Entorno de la Laguna de Medinaestos viejos caminos que un día se utilizaron para el tránsito de ganado, en auténticos elementos de vertebración ecológica del territorio. Las actividades de ocio en la naturaleza (ciclismo, rutas a caballo, senderismo…) cuentan así con renovados trazados en los que realizar estas actividades que son también nuevas vías para el desarrollo rural gracias al ecoturismo, a la vez que diversifican el paisaje y se convierten en Pasarela de madera en la orilla de la Laguna de Medinaauténticos corredores ecológicos para la fauna y la flora.

La ruta que hoy proponemos pretende acercarnos a esta Puerta Verde de Jerez, un itinerario de 13,3 km., que une la Laguna de Medina con el parque de Las Cañadas de Puerto Real y que nosotros recorreremos sólo en el primero de sus tramos, el que partiendo de dicha laguna nos lleva en un cómodo paseo de algo más de 6 km. hasta la barriada rural de El Mojo.

Observatorio de aves en la Laguna de MedinaEl recorrido se realiza a través del camino, recientemente rehabilitado y reforestado que discurre por el trazado de la Cañada Real de Lomopardo o de Medina, que fue una de las vías pecuarias más transitadas del término. Esta cañada tiene una longitud aproximada de 23 km. y arranca del Descansadero de Albadalejo, junto a Estella del Marqués. Discurre junto a la actual autopista Sevilla-Cádiz para cruzar el río Guadalete Cañada Real de Lomopardo o de Medinapor el Puente de Cartuja y continuar por Las Pachecas hasta la Laguna de Medina y el Mojo. A partir de este lugar, la cañada pasa al pie del castillo de Berroquejo y se cruza con otra que une Puerto Real y Paterna, penetrando ya en el término municipal de Medina Sidonia. Su dirección es de Norte a Sur y su anchura legal de 75,22 metros, si bien en la mayoría de su recorrido se nos presenta hoy más estrecha al haber sido invadida por Cruce con la 'Cañada del León' o 'Cuerpo de Hombre'las fincas agrícolas o por viviendas ilegales.

El paseo se inicia en la Laguna de Medina, donde unas grandes vallas nos informan de las características de la ruta. En su primer tramo discurre junto a la orilla de la laguna durante algo más de un kilómetro. Para salvar las zonas encharcables se ha habilitado un sendero peatonal con pasarelas de madera escoltado por los tarajes, carrizos y eneas que crecen a la izquierda junto a la lámina de agua, y los acebuches, lentiscos y algarrobos que, a la derecha forman una “pantalla vegetal” que separa la laguna de los campos de cultivo colindantes en los que crece un olivar.

Puerta Verde de JerezApenas hemos caminado 900 m., cuando a la izquierda del sendero un observatorio de aves nos invita a hacer un alto en el camino. Camuflado entre la vegetación, como si de un palafito sobre la laguna se tratase, esta pequeña construcción de madera tiene en su interior una serie de paneles que nos informan de las especies de aves observables en las distintas estaciones. Con esta ayuda no nos será difícil identificar a las más Puerta Verde de Jerez. Laguna de Medina, al fondorepresentativas de cuantas viven habitualmente en la laguna o visitan cada año esta Reserva Natural, declarada también Zona de Especial Protección para las Aves.

Tras recorrer 1300 m. el camino dobla hacía el sur apartándose de la orilla de la laguna, que quedará ya a nuestra espalda. Discurre ahora entre lentiscos y acebuches, dejando a su izquierda el arroyo de Fuente Bermeja, pequeño curso fluvial que alimenta la laguna. Al poco, la ruta se ve cortada por una carretera que sigue el trazado de la Cañada del León o Cuerpo de Hombre y que conduce hasta Rajamancera. Tras cruzar la carretera, nuestra ruta inicia ahora un suave ascenso, y la cañada presenta a ambos lados una orla de monte bajo bien desarrollado donde podemos ver las típicas especies del monte mediterráneo, con predominio de lentiscos, palmitos y acebuches. No faltan tampoco en estas bandas de vegetación, carrascas, jaras, torviscos, matagallos, tomillos…

Ganadería brava en tierras de 'Martelilla'Continuando nuestro paseo, llegaremos a un pequeño collado y, como habremos ido ganado altura, a nuestras espaldas podremos observar bonitas vistas de la laguna, que desde aquí vemos rodeada de vegetación, con el Cerro del Viento (108 m.), próximo a la fábrica de cemento, despuntando a su izquierda. La cañada discurre ahora por una zona llana en la que se han acotado parcelas con un “cerramiento Cercados para repoblación al borde del caminoprovisional para repoblación”. Así lo indican los carteles que figuran en los vallados instalados para proteger los plantones de encinas, acebuches y algarrobos con los que se pretende reforestar la vía pecuaria para que, un día, llegue a ser un auténtico corredor verde.

En el interior de una finca, a la derecha en el sentido de la marcha, veremos la casa del cortijo de Las Caballerías. Algo más adelante, a la izquierda, donde la cañada da un giro de 90 grados, aparece otra construcción rodeada por un cercado levantado en terrenos usurpados a la cañada. Esta misma práctica se observa en los campos de la derecha, donde los hitos que marcan los límites de la vía pecuaria (de color verde), están dentro de una finca privada. Lamentablemente, estas ocupaciones de terreno público se dan en otros muchos puntos del camino.

Cruce con la 'Cañada de Arquillos' o 'Cuesta del Infierno'Tras un cómodo paseo por este tramo, que discurre por zona llana y donde podremos ver nuevos cerramientos para repoblación, la cañada inicia un suave descenso para llegar a un pequeño vado. Hasta este punto hemos recorrido 4200 m. desde que iniciamos nuestro paseo. Por el vado cruza la vía pecuaria un arroyuelo tributario del de Fuentebermeja, procedente de las tierras de Martelilla (que quedan a nuestra derecha) en las que es fácil ver pastando las reses de su afamada ganadería de bravo. Dentro de las fincas, a ambos lados del camino, seguimos observando los hitos (postes de color verde) y los antiguos mojones de piedra que delimitan la anchura de la vía pecuaria, prueba evidente de la ocupación de parte de su trazado.

Barriada rural de 'El Mojo'Tras pasar el vado, se sube una pequeña cuesta a cuyo término ya empiezan a verse, a ambos lados del camino, las construcciones de la barriada rural de El Mojo, levantadas dentro del trazado de la vía pecuaria, que ocupan de manera irregular. Al poco, la cañada da un giro de noventa grados al cruzarse con otra vía pecuaria: la Cañada de Los Arquillos o de la Cuesta del Infierno, por la que otro día trazaremos una ruta hasta Torrecera. A la altura de este cruce, hemos recorrido ya algo más de cinco km. El fin de nuestro paseo ya está cerca, y cuando llegamos al antiguo Ventorrilo de El Mojo, al pie de la vieja carretera de Medina, podremos por fin descansar tomando un refrigerio en cualquiera de las ventas de esta barriada rural dando por terminado nuestro paseo. Si se desea, se puede continuar por la cañada otros quinientos metros hasta el depósito de aguas ubicado en lo más lato del Cerro de El Mojo. Este último esfuerzo habrá merecido la pena porque desde este punto se divisa una de las mejores vistas panorámicas de toda la campiña.

Volveremos otro día hasta este lugar para continuar por la “Puerta Verde de Jerez” hasta enlazar con el Parque de Las Cañadas de Puerto Real.

VER mapa de la ruta y galería de imágenes en la próxima entrada

Aquí puedes ver otros artículos sobre Flora y fauna "entornoajerez"...
Sobre Lagunas y humedales "entornoajerez" hemos publicado ...
Otras entradas sobre Parajes naturales "entornoajerez"...
Otras entradas sobre Rutas e itinerarios "entornoajerez"...


Ducha, un cortijo de raíces árabes


Cortijo de Ducha. Indicador de acceso
El profesor Juan Abellán, quien en su libro La cora de Sidonia estudia el poblamiento rural de la campiña gaditana en la época musulmana, señala como en el alfoz jerezano existían numerosos núcleos dedicados a la agricultura y la ganadería. Las unidades menores de poblamiento recibían, en función de su entidad, diferentes nombres. Así, junto a las numerosas alquerías (al-Qarya) repartidas por todo el territorio, existían también otras unidades rurales más pequeñas como las aldeas (duya´) o los cortijos (mayasir o maysar). Entre las alquerías y aldeas más conocidas en nuestro entorno se citan, por ejemplo, la de Sarrana (Jarana), la de Bunas(Bonanza, Bornos o Prunes, según diferentes autores) y la de Duyya. Esta última, citada por Portada del libro 'La cora de Sidonia'-al-Ruayni como perteneciente a Jerez, se corresponde, como ha señalado el arabista M.A. Borrego Soto, con el actual cortijo de Ducha, cercano al aeropuerto y a la carretera de Sevilla, a unos 8 km. de la ciudad.

Cuenta este autor “En la Tierra de Sidueña” que “…el sevillano al-Ruayni habla en su Barnāmaŷ (212, nº 112) del poeta y maestro jerezano Abu Musà Īsà b. Abd Allāh al-Lajmī al-Duŷŷī al-Šarīšī, que hacia mediados del siglo XII nació en la alquería de Duŷŷa, del distrito de Jerez… Afirma también al-Ruayni haberlo encontrado en diversas ciudades, entre ellas Sevilla y Jerez, donde frecuentaba tertulias literarias. Concretamente, en el año 615 (=1218-9) era juez (cadí) de Jeliver (Sallabar), población de la cora de Sidonia. Según leemos en Ibn Askar (Ikmal, 327-8), se estableció, en fecha sin determinar, en Málaga, ciudad de la que terminó marchándose sin que sepamos cuándo ni hacia dónde”.

Cortijo de 'Ducha'. AccesoJunto a otros datos biográficos, este mismo autor nos informa de quienes fueron los maestros y discípulos de aquel poeta “árabe-jerezano”, así como de algunos de los curiosos episodios protagonizados por este personaje, que debió fallecer a mediados del siglo XIII. En uno de ellos se cuenta que “al-Duŷŷī fue azotado por orden del cadí de su ciudad debido a la perfidia de su lengua y la codicia que mostraba por los bienes ajenos. Al parecer, gustaba de recitar cosas poco agradables y prohibidas para poner por escrito.”

Cortijo de 'Ducha'. EntradaAlgunos autores han querido vincular el topónimo “Ducha” a su significado en castellano, que apunta a “la banda de tierra que siega cada uno de los segadores caminando en línea recta hasta llegar al fin de la heredad”. Sin embargo, creemos que como se ha señalado anteriormente, existen suficientes claves para confirmar el origen árabe de Ducha. Sea como fuere, lo cierto es que el Donadío de Ducha y la aldea del mismo nombre aparece ya entre las propiedades repartidas a los repobladores castellanos en 1269, tal como nos da cuenta F. de Mesa Ginete en su Historia Sagrada y Política de la muy noble y muy leal ciudad de Jerez de la Frontera. Cabe pensar por ello de su existencia con anterioridad a la conquista castellana.

Las tierras de estos pagos, dedicadas en su mayoría a cereal, olivar y viñedos fueron en parte propiedad del monasterio de la Cartuja de Jerez, al que en 1486 se donaron 160 aranzadas de “tierra de pan en el donadío de Ducha”, posesión que se fue incrementando hasta su desamortización.

Además de ser una importante explotación agrícola, el cortijo fue la cuna de una importante ganadería caballar y así, los caballos de “pura raza española”, tuvieron en Ducha uno de sus puntos de cría más afamados, desde que uno de sus propietarios, D. Cristóbal Romero Zarco adquirió en 1856 a la familia Calero de Paterna, un pequeño lote que, merced a su buen hacer Cortijo de 'Ducha. Detalle de la fachadaganadero, se fue incrementando y mejorando. A la muerte de Romero Zarco, en 1897, el total de cabezas (caballos, potros, yeguas) era ya de 226. Eran los tiempos en los que decir Ducha era como decir caballos y en los que su propietario acometió la remodelación de las instalaciones del cortijo tal como todavía se recuerda en una lápida situada en la entrada. Se añadieron entonces más dependencias hasta consolidar un núcleo rural, a modo de aldea, que llegó a tener una pequeña escuela, naves de aperos, gañanías, almacenes, cuadras… La ganadería estuvo atendida por un veterinario y contaba también con un taller de talabartería.

Cortijo de 'Ducha'. VeletaCortijo de 'Ducha'. Campana

Junto a la cría caballar, las tierras de Ducha tuvieron también una intensa actividad agrícola. Además de los cultivos de secano, sus suelos de albarizas acogieron una gran superficie de viñedo. Lamentablemente, las viñas del pago de Ducha se harían tristemente célebres en todo el Marco de Jerez, por ser las primeras, junto a las de Torrox, atacadas por la plaga de filoxera en 1894.

La invasión de la filoxera supuso una gran catástrofe para el entorno así como para el resto de las regiones vitícolas. En 1878 se dejó sentir en nuestro país en las viñas de Málaga. Relata González Gordon que ya en julio de 1879 se celebraban en Jerez charlas y conferencias para tomar medidas al respecto: “…en todas estas reuniones se habló de multitud de remedios posibles, en su mayoría insecticidas; de aislamiento de las regiones atacadas; vigilancia en la introducción de materias que pudieran contener la propagación de la filoxera, y se creyó en un tiempo en Jerez, que las altas cordilleras Cortijo de 'Ducha'que nos separan de Málaga, nos librarían de la invasión del insecto. Se creyó también, que la estructura compacta de nuestras albarizas sería un obstáculo para la filoxera, pero desgraciadamente la experiencia demostró, que la invasión en las albarizas era aún más rápida que en los terrenos sueltos o arenosos. Todo fue en balde; el mal aparecía aquí en 21 de Julio de 1894, día nefasto para esta población… Se dice que la filoxera se propagó de Málaga a Morón, y de allí a Lebrija, y de este último punto vino a Jerez traída, según se cree, por obreros viticultores que llegaron de aquel pueblo a trabajar en nuestra población. Las primeras viñas atacadas, se dice que fueron una de Ducha (albarizas), al Norte, y otra de Torrox (barros blancos), al sur.

TrilladoraTras el arranque del viñedo, que volvería décadas más tarde a estos pagos, las tierras de Ducha se dedicaron a los cultivos de secano, y como sucedió con la ganadería, se adoptaron también aquí las innovaciones de la época. Así, en 1903, el cortijo ya cuenta con una de las escasas trilladoras (modelo Marshall) presentes en la campiña jerezana que la Vda. de Romero Zarco adquirió para hacer más rentable su explotación.

Atardecer en el camino a DuchaDe la misma manera, uno de los primeros tractores a vapor de la comarca (un Marshall, de 60 c.v.) era utilizado ya en 1909 para arar las tierras del cortijo de Ducha que siempre figuró en la primera línea de las explotaciones agropecuarias de nuestra campiña. Hoy, un siglo después, se realizan obras de remodelación y ampliación de las instalaciones del cortijo para darle nuevos usos.

Paseando por un camino flanqueado de árboles, camino de la carretera, dejamos atrás las tierras de Ducha, donde se echan de menos los viñedos que un día crecieron aquí. Esos viñedos que nos hacen recordar los versos que “nuestro sabio”, el “jerezano de Ducha” -al-Duŷŷī al-Šarīšī-, escribió ocho siglos atrás. Dejemos que sea de nuevo M.A. Borrego Soto quien nos lo cuente:

“Se conservan los fragmentos de varias de sus casidas, la mayoría descriptivas, aunque al-Ruayni afirma que sus versos estaban escritos en forma de zéjel, estrofa en la que, al parecer, sobresalió. De todas formas, los versos que nos han llegado son extractos de casidas. Ibn al-Abbar escoge, entre otros, este fragmento…:

"Me dijeron: ¿Bebes después que ya tienes canas?
–Es por una extraordinaria circunstancia
–respondí– [que se da] en el hijo de la uva (=vino).
–Pues los años me han movido los dientes
y yo me bebo el vino, como buen parroquiano,
para que [con él] se fortalezca el oro que ya se ha fundido."




Para saber más:
- Abellán Pérez, J.: La cora de Sidonia, Málaga, 2004. pp, 67-68.
- Abellán Pérez, J.: El Cádiz Islámico a Través de sus Textos, 2ª edic., Cádiz, 2005.
- Borrego Soto, M. A. (2008): "Poetas del Jerez islámico", AAM 15: 41-78.
- Borrego Soto, M. A. (2009): Ducha
- Cabral Chamorro, A.: Renovación tecnológica y mecanización de la agricultura en Cádiz (1850-1932). Edición de J. García Cabrera y C. Orellana González. Universidad de Cádiz-Diputación de Cádiz, 2000.
- González Gordon, M. María: Jerez-Xerez-Sherish. Ed. Gráficas del Exportador. Jerez. Edic.1970. Pgs.215, 231-32.
- Martín Gutiérrez, E.: “Análisis de la toponimia y aplicación al estudio del poblamiento: el alfoz de Jerez de la Frontera durante la Baja Edad Media”, HID, 30 (2003), 257-300. p. 262


Aquí puedes ver otros artículos sobre El paisaje en la literatura "entornoajerez"...
Sobre Paisajes con historia "entornoajerez" hemos publicado ...
Otras entradas sobre Cortijos, viñas y haciendas "entornoajerez"...

Impactos ambientales en el Guadalete.
EXPOSICIÓN VIRTUAL

P A N E L E S

ECOLOGISTAS EN ACCIÓN – JEREZ, nos ha cedido amablemente, para su difusión virtual, la Exposición presentada públicamente el pasado 19.11.09, que lleva por título: IMPACTOS AMBIENTALES EN EL GUADALETE.

La EXPOSICIÓN consta de 16 paneles de tamaño 100 cm. x 70 cm., cuyo contenido tiene una clara finalidad divulgativa para dar a conocer mediante el apoyo de textos y fotografías, los principales problemas que afectan al Guadalete, así como los valores asociados al río.

Ecologistas en Acción – Jerez ha establecido un sistema de préstamo de la citada exposición para los centros educativos, colectivos ciudadanos y asociaciones que quieran solicitarla temporalmente. Los interesados pueden encontrar toda la información enlazando con la web de EA-Jerez.

Os invitamos a visitarla pulsando en los distintos títulos que se relacionan y expandiendo la imagen obtenida para ver con más detalle cada uno de los paneles a los que hacen referencia. Si os gusta, difundidla entre vuestros amigos y amigas

Puedes ver otros trabajos de ECOLOGISTAS EN ACCION sobre el GUADALETE en:

- Presentación pública de la Exposición
- Análisis de aguas en el río Guadalete
- Paseo reivindicativo por el río Guadalete
- Diagnóstico de Impactos Ambientales en el Río Guadalete: Documento de valoración general
- Enlace con Ecologistas en Acción-Jerez

 
Subir a Inicio